A step forward in technology

F.I.R.A.D. S.p.A está presente desde hace más de cuarenta años en el sector de la inyección diésel con su vasta gama de toberas, bombas y válvulas para todas las aplicaciones, encontrando consenso y consideración crecientes por parte de una clientela procedente de todos los continentes.

El constante empeño y las continuas inversiones han permitido a la empresa tener no sólo una gama adecuada para satisfacer las crecientes exigencias de los clientes, sino también y sobre todo alcanzar un nivel cualitativo cada vez mejor y orientado hacia los productos más evolucionados, lo que le permite poder colaborar provechosamente con importantes fabricantes de motores.

El lema que se ha dado la empresa es “un paso adelante en la tecnología” (a step forward in technology) y quiere significar justamente el absoluto compromiso con la innovación y el progreso como filosofía empresarial, para garantizar un desarrollo real de los contenidos cualitativos y de fiabilidad de su producto.

DIESEL: MOTORES MODERNOS

Algunos inventos están destinados a entrar en nuestra vida cotidiana y una vez enraizados es muy difícil incluso imaginar prescindir de ellos.

Cuando recordamos simples lecciones aprendidas muchos años antes, podemos generar ideas como la de Rudolph Diesel.

Observando el funcionamiento de un encendedor neumático Diesel entendió que el aire comprimido tiene la peculiaridad de generar calor en presencia de un combustible.
El 23 de febrero del 1892 se registró la patente en Berlín y empezó un proceso de cambio extraordinario que experimentaría un éxito gradual y se arraigaría en el medio-largo plazo pero con grandes resultados.

Para persuadir a los que no confiaban en su idea, Diesel publicó “Teoría y construcción de un motor térmico racional destinado a sustituir a la máquina de vapor y a los demás motores conocidos actualmente».
La idea funcionó y las empresas Man y Krupp se interesaron a sus proyectos.
Pasaron cuatro años todavía.
Y si en 1897 se realizó el primer modelo del motor diésel, fue en 1900 que se presentó formalmente en la Exposición Universal de París.
En 1902 inició la producción de motores estacionarios para la planta eléctrica de Kiev, en 1903 el Petit Pierre se convirtió en el primer bote montando un motor diésel, y un año después fue la vez del submarino Aigrette.
En 1912, Alemania pudo preciarse del primer tren diésel.
A pesar de todo esto, el ingeniero acumuló deudas y la compañía no parecía recuperarse de la crisis.
Solamente en 1936, Mercedes-Benz empezó a producir el 260D, el primer coche de serie con motor diésel.
Diesel desapareció misteriosamente durante un viaje a través del Canal de la Mancha.

Hoy día algo ha cambiado, vamos a ver específicamente cómo funciona un motor diésel.
Con temperaturas que oscilan entre 700 y 900 grados, el aire comprimido aspirado por el movimiento hacia abajo del pistón y a través de la válvula de aspiración, ocupa todo el espacio a su disposición, y poco antes de que el pistón alcance el punto muerto superior (zona de ascenso máxima) un inyector introduce el combustible.

Este proceso genera la ignición y la combustión de la mezcla que va seguida de una expansión que reconduce el pistón hacia abajo creando una rotación del eje del motor.
El empuje para dicha rotación define la energía mecánica, la finalidad del motor mismo. La fase final es la eliminación del gas de combustión a través del cilindro después de la apertura de la válvula de escape.
El motor diésel deriva los mayores beneficios de la utilización de los sistemas de sobre-alimentación que realizan una compresión del aire antes de que entre en el cilindro.
La bomba, así como el sistema de suministro de energía, constituyen dos de los puntos fundamentales para el funcionamiento del motor diésel.
La evolución de las bombas de inyección ha permitido mejorar el control de la sincronización y la cantidad de gasóleo inyectada, con la implementación de dispositivos de auto-regulación del caudal de la inyección.
En los motores modernos el suministro de combustible se controla a través de componentes electrónicos.
De hecho, hay módulos de control electrónico (ECM – Módulo de Control Electrónico) o unidad de control (ECU – Unidad de Control Electrónico ) que son pequeños calculadores conectados al cuerpo del motor.
Estos reciben los datos a través de una serie de sensores y los explotan para calibrar, de acuerdo con tablas específicas pre-establecidas (llamadas mapas) almacenadas en el ECM / la ECU, la que va a ser la cantidad de combustible a inyectar y el tiempo requerido para completar el proceso. De esta manera se maximiza la eficiencia del motor y se reducen las emisiones.

2500

2500 productos en el catálogo

40

Más de 40 años de experiencia

CONTÁCTENOS

Para cualquier información sobre nuestros productos, rellene el siguiente formulario y le responderemos lo antes posible.

Siga-nos no

   

Términos y condiciones
Nos gustaría informarle cómo conservaremos nuestros datos, por cuánto tiempo y con qué fines. Puede verlos en cualquier momento y solicitar su cancelación.


CONTÁCTENOS

Para cualquier información sobre nuestros productos, rellene el siguiente formulario y le responderemos lo antes posible.

Términos y condiciones
Nos gustaría informarle cómo conservaremos nuestros datos, por cuánto tiempo y con qué fines. Puede verlos en cualquier momento y solicitar su cancelación.


Siga-nos no